Saturday, January 19, 2008

Y el nuevo proyecto de Rich es ...

Las previsiones de Corben, si no hay ningún imprevisto (recordemos que hace dos años intentó vanamente continuar con Den ), es el retorno al entrañable Hellboy. Esta vez se tratará de un arco argumental de tres números. Y, por supuesto, publicará Dark Horse.
El anterior acercamiento al personaje de Mignola fue, sencillamente, insuperable. Una inmersión total al microcosmos particular de Mignola, sin perder en ningún momento, la personalidad de Rich, el toque genial del maestro. Son de agradecer estas colaboraciones, ya que si algo nos asegura Mignola, es un guión decente. De lo que no siempre Corben puede disponer, teniendo en más de una ocasión, que levantar una mediocre historia, tapando los agujeros del guión gracias a su prodigiosa capacidad narrativa. Y para muestra de narrativa aquí mostramos una página de la ya publicada Makoma. Pocas veces un viaje ha sido mostrado con tanta elegancia. Corben en estado puro.

Thursday, January 10, 2008

Corben y la teoría del caos

Ray Bradbury es, sin lugar a dudas, uno de los mejores escritores de ciencia ficción de todos los tiempos. Obras como Crónicas Marcianas, Fahrenheit 451 y El hombre ilustrado han pasado por derecho propio a la posteridad. El autor sabe mezclar sabiamente lo original con la calidad literaria, siempre bajo una perspectiva muy humana (en las Crónicas y en Farenheit encontramos una crítica feroz a la intolerancia, al racismo y a ciertos comportamientos
paranoicos de la sociedad americana).
Uno de mis cuentos
bradburianos favoritos es El sonido de un trueno (adaptada por Rich en 1992), en el que se describe la existencia de una empresa organizadora de safaris temporales, donde cualquier cazador, a cambio de una considerable cantidad de dinero, puede ver realizado su más preciado sueño: abatir a un Tiranosauro Rex. Pero en el relato un imprevisto sucede. Un insignificante accidente y se ponen en marcha los implacables engranajes de la dinámica del caos, donde un sistema determinista no lineal, con un cambio muy pequeño de las condiciones iniciales y en un lapso temporal enorme, ofrece una dinámica inesperada, con resultados catastróficos. Estamos hablando del efecto mariposa. Nunca mejor dicho.
Como anécdota, la película que se estrenó sobre dicho cuento, aún siendo simplemente correcta (aunque alargada innecesariamente), plagia descaradamente la estética impuesta por la adaptación de Rich: unos colores donde imperan los tonos amarillentos y una atmósfera como de ensueño.

En definitiva, una hermosa lección de matemáticas.