Tuesday, February 26, 2008

Jonah Hex: un cazarecompensas para Corben

Jonah Hex es un peculiar personaje de la DC. Creado en 1972 por
John Albano y Tony DeZuniga en la ya extinta All-Star Western, representa una original revisitación del lejano Oeste donde la violencia más extrema convive en un entorno con múltiples elementos fantásticos.
Cínico, expeditivo y más bien poco agraciado físicamente, tuvo tanto éxito que se ganó el derecho a una serie propia (1977-1985), alcanzando unos meritorios 92 números. Después de ocasionales apariciones en otras publicaciones de la casa, a finales del 2005 Jonah Hex volvió a la carga a lo grande con una consigna clara: los mejores dibujantes disponibles para mostrar las visicitudes de Jonah (ha causado furor en los USA una reciente adaptación por el contundente Jordi Bernet).
Ahora, más concretamente en Jonah Hex #31, le toca el turno como portadista a Corben.
Sinceramente, creo que Rich ha captado perfectamente el entrañable encanto del confederado. ¿No decían que el rostro es el espejo del alma?

Friday, February 15, 2008

Reconocimiento


Hay escritores que dejan huella. Quizás sin vanidad intelectual, pero con un dominio del medio apabullante, crean una atmósfera peculiar. Un ambiente malsano, donde lo imposible cobra forma y lo malsano impera por doquier. Es el mundo de las pesadillas. Un punto y aparte formado por los más aterradores atavismos.
Hay escritores que traspasan la frontera. Y Lovecraft es uno de ellos.
El muy recomendable poemario Fungi from Yuggoth, cuya publicación en castellano corrió a cargo de Valdemar, constituye un ejemplo de lo que es capaz el maestro de Providence.
Sueños, ciudades aniquiladas por el tiempo y ritos ancestrales se entrelazan, poema a poema, formando una compleja tela de araña en la que, inevitablemente, con una angustia creciente, nos quedamos atrapados.
Uno de los poemas preferidos de Rich es Recognition.
De momento ya ha realizado dos adaptaciones. Un cortometraje de animación y un comic para el esperadísimo Haunt of Horror: Lovecraft.

IV. Recognition

The day had come again, when as a child
I saw - just once - that hollow of old oaks,
Grey with a ground-mist that enfolds and chokes
The slinking shapes which madness has defiled.
It was the same - an herbage rank and wild
Clings round an altar whose carved sign invokes
That Nameless One to whom a thousand smokes
Rose, aeons gone, from unclean towers up-piled.
I saw the body spread on that dank stone,
And knew those things which feasted were not men;
I knew this strange, grey world was not my own,
But Yuggoth, past the starry voids - and then
The body shrieked at me with a dead cry,
And all too late I knew that it was I!

IV. Reconocimiento

Había vuelto el día en que de niño
Vi -una sola vez- aquella hondonada cubierta de viejos robles
Grises por la bruma que sube del suelo y envuelve y ahoga
Las formas abortadas que la locura ha profanado.
Volvía a verlo: la hierba tupida y salvaje
Ciñendo un altar cuyos signos tallados invocan
A Aquel Que No Tiene Nombre, hacia quien ascienden
Mil humaredas, eones emanados, desde altas torres impuras.

Vi el cuerpo tendido sobre aquella piedra húmeda
Y supe que aquellas cosas celebrantes no eran hombres;
Supe que aquel extraño mundo gris no era el mío,
Sino el de Yuggoth, más allá de los abismos estelares…
Y entonces el cuerpo me lanzó un grito de agonía
¡Y supe demasiado tarde que era yo!

Friday, February 01, 2008

La rana y la princesa

El humor gráfico es un género verdaderamente difícil. Es muy tentador caer de lleno en lo soez o, peor aún, en lo insulso, en lo anodino, en lo insustancial. Los gags de política y actualidad (quizás lo que más vende), por principio quedan obsoletos muy rápidamente. Es preciso pues, un cierto afán de trascendencia, de huir de la simple anécdota.
En España hemos tenido grandes comiqueros humoristas como Gin e Ivà, cuyos trazos y guiones combinaban por igual un altísimo nivel artístico y una afinada crítica social. El genio absoluto español (según mi opinión) es Carlos Giménez. Este puede, con una facilidad pasmosa, pasar del gag más brillante al drama más desgarrador (algunas de las historias de Barrio lo demuestran).
¿Y respecto a Corben?
Cabe decir que en gran parte de su obra, existe un peculiar sentido de humor. Algunas veces un poco soterrado (Den), y en otras francamente desencadenado (Razar, Pilgor y Denz). Personajes imposibles, caricaturas muy logradas y perversos finales: donde nada es lo que parece, donde el cazador se convierte inevitablemente en presa. En 1983, intentó el salto a los magazine de calidad en un formato de historias de 2 páginas (aquí publicadas en los primeros números del zona 84). Aunque el experimento duró sólo dos historias, en 1995 volvió a insistir en las publicaciones de Penthouse. Al poco tiempo, vendría la etapa de las grandes editoriales, de la aparente sumisión que paradójicamente, le permite mostrar toda la fuerza de su puesta en escena a un ritmo más acelerado, pero con una contundente síntesis de estilo.
Y aquí mostramos un gag de sólo 3 ilustraciones que realizó Rich a principios de los 70.

Por fortuna, hay dibujantes tocados por la varita mágica.