Friday, May 23, 2008

Facts Concerning the Late Arthur Jermyn and His Family

Una maldición familiar que dura ya varias generaciones.
Una especie desconocida.
Unos accidentes inexplicables.
Una figura africana que enloquece a su propietario.
Un Lovecraft muy inspirado...
y una efectiva ilustración de Corben.





Sunday, May 11, 2008

Más imágenes de The crooked man

La segunda colaboración entre Corben y Mignola tras la excelente Makoma, se centra en un entorno muy distinto de la anterior. Si en aquella se rememoraban antiguas leyendas africanas, en esta, las leyendas nacen de la América profunda. El argumento parece interesante: hace mucho tiempo, Tom vendió su alma a un demonio que habitaba en las viejas montañas Appalachia. Ahora, él y Hellboy lucharán para recobrarla contra una legión de horrores sobrenaturales tan antiguos como la propia Tierra. Promete, promete…

Thursday, May 01, 2008

El increíble inédito menguante

Una de las joyas clásicas del cine de ciencia-ficción es El increíble hombre menguante, de Jack Arnold. En ella se cuenta la historia de un individuo que, accidentalmente, se ve expuesto a radiaciones e, inexorablemente va reduciendo su tamaño, con los evidentes peligros que ello comporta. Recientemente (2005), en la más que aceptable serie de Swamp Thing, el guionista Joshua Dysart afronta un logrado remake de dicho film. Dibujado con su habitual maestría por Rich, Little Runaway (Swamp Thing #20) es un dinámico compendio de las vicisitudes que padecía el incansable protagonista del film: animales e insectos convertidos en amenazas debido al cambio de escala, fenómenos atmosféricos potencialmente mortales y un cierto hálito de trascendencia metafísica, nada aburrido, por cierto.
Lindando peligrosamente con el spoiler, diría que si en el original el protagonista se perdía en el asombroso mundo microscópico, aquí Swamp Thing, una vez ultrapasado el dominido de las bacterias y de los virus, en pleno reino de la mecánica cuántica, se encuentra a un viejo conocido: ¿Dios?
No exactamente. ¡Cof, cof, cof!. Tendré que dejar el maldito tabaco…