Thursday, October 23, 2008

El juego de la perspectiva

Un cambio de ángulo en la contemplación de una escena puede ayudar a enfatizar ciertos rasgos de un relato. La inquietud, emoción y perturbación pueden incrementarse notablemente cuando de manera abrupta cambia el ángulo de mira. Un leve giro y nos adentramos sin remedio en el corazón de las tinieblas.
Hoy proponemos un juego donde hay que descubrir qué perspectiva utilizó Corben en Conan the cimmerian #4. Situemos ante todo la escena: un airado Connacht se dispone a entrar en un templo donde los sacerdotes no son unos buenos samaritanos precisamente.
Para facilitar la tarea presentamos 3 de las posibles soluciones:








Como pista definitiva mostraré al bárbaro vengador entrando en el templo.
¡Animo!, es muy fácil.





Tuesday, October 14, 2008

Los amigos del maestro: Bruce Jones 2

Comentábamos hace un año en otro post que el guionista Bruce Jones es un maestro del final imprevisto, del breve cuento de horror donde la última línea (léase la última viñeta) nos aturde, nos impacta, obligándonos inexorablemente a plantearnos de nuevo toda la historia. Autor de cuentos perversos al estilo de Roald Dahl, ha trabajado durante largos años junto al bueno de Rich. Pequeñas obras como Rex y Yo y In Deep así lo corroboran. Hoy hablaremos de una pequeña historia cuyo desarrollo y final me impactó. En las revistas Warren, de tanto en tanto se realizaban curiosos experimentos. En una ocasión, la consigna fue muy clara: un monográfico de historias autoconclusivas referidas a una portada espectacular que reflejaba una hermosa mujer montando un enorme monstruo.
El principio de la historia de Bruce y Rich ya es insólito: en un paraje desértico sólo moran una muchacha rubia y un enorme lagarto azul parlante. Pronto nos percatamos que el animalito intenta continuamente hacer recordar diversos hechos a la mujer. Ésta, dotada como veremos un un entretenido flasback de poderes extraordinarios (impagable la travesura hacia la profesora), tendrá diversos problemas amorosos. Se disgustará con su novio, se verá despechada.
El apartado gráfico, al igual que el guión, también es una delicia, con un Corben afianzándose en el manejo del color, aún primerizo pero consiguiendo una atmósfera un tanto peculiar muy idónea con el tono del relato; y con el regalo de un logrado lagarto escurridizo, paradigma de un dinamismo incesante, que da la sensación en que en cualquier momento se escapará de la página.
Lástima que haya olvidado el título de esta joya.
¡Eh!, esperad.
Estoy empezando a recordar...



Sunday, October 05, 2008

Saber narrar bien

¿Qué define a un buen dibujante de cómics?
Entre otros aspectos podemos enumerar la originalidad y destreza en el dibujo, la puesta en escena y la narrativa; sobre todo la narrativa. Todos tenemos en mente algún dibujante fabuloso cuyas historias se nos muestran estáticas, donde no acabamos de entrar en la historia o, en el peor de los casos, que resultan molestamente confusas. Saber narrar bien, poseer el don de contar una historia de manera fluida, es condición indispensable para entrar en el olimpo de los grandes.
Como ejemplo mostramos tres secuencias donde impera la narrativa en su más alto nivel.

1) Donde la salvaje persecución de una jauría de lobos llega a su conclusión más lógica. El aparente pudor de no mostrar en detalle el acto final es anulado por la inclusión de tres elementos: la mano agarrotada, el chorro de sangre y la luna llena. Un ojo gigante, con reminiscencias divinas, que substituye a la mirada aterrorizada de la víctima. Es difícil que no aumente el ritmo cardiaco al observar esta secuencia.

2) Donde una escena trágica es interrumpida por un evento inesperado manteniendo un delicado equilibrio entre lo dramático y lo cómico. Secuencia heredera del maestro Harvey Kurtzman.

3) Donde el abuelo de Conan se percata del terrible destino de la muchacha que amaba. Impagable la imagen de la pira ardiendo que parte en dos los ojos de Connacht. Ya adivinamos que su mirada nunca será la misma.Como decíamos, saber narrar magistralmente sólo está al alcance de los grandes. Los más grandes.