Sunday, March 25, 2012

The making of RAGEMOOR

Cada noticia que leo de la última obra de Corben-Strnad me provoca una sensación de urgencia, de no ser capaz de esperar las dos o cuatro semanas que tardaré en poder leer en su totalidad la primera entrega de Ragemoor.
En la web Corben explica el proceso de elaboración de Ragemoor, mostrando modelos de plástico obtenidos de calaveras de animales, esculturas de arcilla y entornos 3D creados por ordenador (el exterior del castillo, habitaciones, una escalera de caracol y una gárgola, entre otros) . Todo este esfuerzo destinado a resolver los diversos problemas derivados de la iluminación, aspecto importantísimo a tener en cuenta ya que sobre todo en esta obra, la ambientación del castillo es parte primordial de las sensaciones que los autores quieren transmitir al lector. Uno de los problemas técnicos que ha afrontado Rich es representar, de forma muy realista, como sería el interior de Ragemoor iluminado únicamente con el fuego de la chimenea y con velas.
Y por si fuera poco, en recientes declaraciones, Strnad no descarta continuar (de momento es una serie limitada a 4 números) con Ragemoor en el futuro.
Lo dicho, esperando el correo con impaciencia...

Sunday, March 11, 2012

Friday, March 09, 2012

The city in the sea: Corben total.

En la época clásica de Corben (Den, Simbad, Mutant World, Bloodstar...) su estilo de dibujo era extremadamente minucioso. Una sensación de tridimensionalidad impregnaba cada una de sus páginas ayudándose de un coloreado insólito e inalcanzable para la mayoría de dibujantes. Su única pega, para Rich no para el lector, era su lenta realización: 8 páginas cada mes.
Cuando en 1986 fundó su editorial Fantagor, Rich tuvo que escoger entre renunciar al color, como en Rip in time (lo que se vendió como una descafeinada historia para niños, según propias palabras de Toutain, resultó ser una maravilla en lo gráfico y narrativo) o en simplificar su técnica de coloreado como en Den: Dreams, Den: Elements y Son of Mutant World. Pero no importaba, aún sin color o con un coloreado rápido, Corben seguía siendo Corben. Su enorme talento podía con todo esto y más.
La prueba de esta última afirmación es que cuando Fantagor feneció, Corben tuvo que ceder aún más para poder trabajar con las grandes editoriales americanas. Si en Rip, Corben dibujaba 20 páginas más portada y promociones cada 2 meses, ahora tenía que dibujar esa cantidad de páginas cada mes. Por lo que su estilo se simplificó extremadamente; ahora ya no quedaban esas tramas de grises; pero la sensación de tridimensionalidad prevalecía gracias a su magistral utilización de negros
Ahora, con su más reciente publicación, The city in the sea, basada en un poema de Poe al estilo del Haunt of Horror, Corben vuelve al color y al detalle. Contemplando estas 8 páginas, vuelvo a las sensaciones que tuve muchos años atrás cuando vislumbré por primera vez a Den: Muvovum, a Roda y el Lobo, a La caída de la casa Usher... La de maravilla absoluta.